sábado, 16 de marzo de 2013

¿Un Uso Arbitrario y Blasfemo de la Trinidad de Rublev?

Desarrollado a partir de una queja hecha por Iconógrafos Orientales.

Catecismo de la Iglesia Católica:


Obra La Trinidad de Rublev.
En esta se observan tres ángeles, que representan las personas de la Trinidad. La correcta interpretación del icono antiguo es: el Padre a la izquierda, el Hijo en el centro y el Espíritu Santo a la derecha. Esto se infiere del credo Niceno-Constantinopolitano (381 d.C que se recita en las Iglesias de Tradición Bizantina y anterior a la introducción de la cláusula Filioque), que enuncia que Hijo y Espíritu Santo proceden del Padre. Esto se nota en que las figuras de la derecha y del centro se doblan la cabeza hacia la de la izquierda que les bendice. Los colores son típicos. Azul de la divinidad y la inefabilidad de Dios. El rojo representa realeza. El Padre está vestido de rosa (realeza + luz blanca), el Hijo está vestido de azul y rojo púrpura (que son los colores de su pertenencia al cielo y a la realeza terrenal). El Espíritu Santo está vestido de verde, que es el color litúrgico de las fiestas en su honor.

Otras cosas que se pueden observar son la casa por encima del Padre (que recuerda "la casa del Padre" en la parábola del hijo pródigo), el árbol encima de Cristo (que recuerda la cruz) y la roca, que acompaña al Espíritu Santo. La obra toda, no expresa otra cosa que la intimidad de Dios.
Si se observan los gestos de manos y cabeza de las divinas personas, estos crean un movimiento circular que se extiende desde el Padre y vuelve a Él a través del Hijo y del Espíritu Santo como bendición sucesiva y amor en correspondencia. Este último pone su mano delicadamente sobre el altar señalando dos cosas: el sacrificio del cordero inmolado y un hueco debajo, en el frontal, que recuerda la parábola de la puerta estrecha por la que el hombre ha de pasar para su salvación.

La Trinidad de Kiko. 

Queja:
"Este es el caso de una imagen considerada blasfema, o que al menos muestra que mientras que la Iglesia de Cristo se basa en la Santísima Trinidad, la concepción de Kiko de la Trinidad es una construcción humana basada en tres distintos, no iguales de personas. No podemos dejar de destacar el exceso de libertad que se convierte en profanación de Kiko al desfigurar la obra estupenda de Rublev. La sustitución de los tres ángeles que representan a las tres Personas divinas con las imágenes de los tres líderes del Camino Neocatecumenal (CNC), ignorando y borrando incluso el resto del simbolismo maravilloso de la pintura de Rublev ."
Primero, hay que examinar la imagen. Sin necesidad mucho esfuerzo, los personajes en la pintura se identifican con claridad.
El hombre de la barba de la derecha es claramente identificable como P. Mario Pezzi. En el centro vemos la cara de Kiko Argüello (la misma de otros iconos neocatecumenales de Cristo) y a la izquierda, hay un rostro que se distingue de los demás por ser claramente de mujer, de lo que no se puede concluir otra cosa que una versión joven e idealizada de Carmen Hernández, en la época de la pintura.


Tomando en cuenta las razones dadas en el Catecismo de la Iglesia Católica, ¿qué se da a venerar entonces en este ícono? ¿Hay al menos algún elemento alegórico a la majestad divina digno de veneración-contemplación?
Las similitudes señaladas dejan no menos que un mal sabor de boca. Pero lo que deja mayor malestar y perplejidad es la escritura (propia y típica en el autor) que enmarca el ícono. Esta dice: "Dios es = Comunidad, Liturgia, Palabra" , donde el concepto de comunidad se destaca.
Imagen y declaración son sin lugar a dudas blasfemas, porque reducen a la Trinidad (el dogma cardinal del credo y origen de nuestra más profunda identidad como cristianos) para dar paso al triunvirato del Camino Neocatecumenal, y a los momentos del mismo (precisamente: Comunitario, la liturgia, la palabra), meros cánones de una praxis humana.

Ergo, la ecuación de "Dios= Comunidad" trae como inevitable consecuencia "Dios = Praxis Neocatecumenal".

Hablando de este, un ícono por excelencia por cuanto pretende ser una alegoría de Dios, no es aceptable que una entidad sobrenatural se confunda y sea reemplazada con una realidad que pertenece al orden natural. Ni siquiera la Iglesia misma puede elevarse iconográficamente a la figura de la Trinidad, bajo excusas de la percepción artística. No se omite el hueco del frontal, ni el árbol, cuya inclusión conduce a pensar muchas cosas en el ámbito especulativo.
El evidente mensaje visual dado a través del icono es sin dudas engañoso. Este violenta la razón de ser de las sagradas imágenes como fruto y objeto de la contemplación, y no representantes de un capricho interesado ni de una fantasía que se cree más o menos inspirada (cf. CIC 1159-1161)

Volviendo a la escritura que le acompaña: "Dios es = Comunidad, Liturgia, Palabra" , vemos pues una razón más que nos alienta a inferir el por qué de la tan mencionada mutación a una concepción asambleística y de "cena comunitaria" de la Santa Misa en el CNC (con el peligro de la pérdida paulatina de la identificación de un Sacrificio). Y para afirmar esto no se toma el ícono como argumento aislado, sino que se une al conocido modelo de salón de reunión neocatecumenal y a otros tantos detalles confirmables, imposibles de enumerar en el momento.


El ícono pues al menos, no nos muestra ninguna otra cosa que una cena de entre hombres, no tanto un Sacrificio Eucarístico elevado a los cielos. ¿Algún parecido con la forma de celebrar la Misa en el CNC?

Será una razón más para tratar de dilucidar, si es una percepción de base sobre la fe, la que conlleva cada vez más en el CNC a prescindir de un presbiterio (cuyo nombre mismo sugiere: reservado al sacerdote) y que el altar en sus reuniones haya sido desplazado a una mesa-altar para rondas festivas con sacerdote incluido en medio de la asamblea. Todo esto refrendado quizás por la ya conocida, rechazada y NO CORREGIDA comunión en la mano en simultaneo.
¿Sumable todo esto acaso a las preocupaciones por una posible pérdida progresiva de la concepción sacerdotal en dicho movimiento?

Fin de este documento. ¿Simple prejuicio o sorprendente realidad? A cada cual le corresponde interiorizar los muchos argumentos presentados por este y otros documentos, sobre la creciente independencia doctrinal y los problemas de obediencia y de percepción de la fe que se presentan en las comunidades neocatecumenales, sea para abandonarlas o para tratar remediarlas, lo cual me parece, aunque deseable, un poco ilusorio.

Esperando la rectificación y las buenas prácticas por parte de todos los movimientos de la Iglesia, ABC Apologética se abstiene (a Marzo de 2013) de recomendar el Camino Neocatecumenal a sus lectores bajo la sospecha confirmada de desobediencia a las recomendaciones litúrgicas emitidas desde la Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum, extralimitación de sus permisos estatutarios, desaciertos doctrinales y actuales prácticas no conformes al magisterio de la Iglesia Católica. El autor de este blog se une a las preocupaciones del blog CRUXSANCTA, acerca del Camino Neocatecumenal. 



1 comentario:

  1. ¡Qué vergüenza que alguien que se considera Iglesia (nominado "blog católico") recomiende a los demás no escuchar ni atender a una realidad de la Iglesia Católica que ha sido apoyada y promovida por Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco, Papas de dicha Iglesia! Antes que hacer daño hay que informarse sin duda. Está claro que los enemigos de dentro son los que más daño hacen...

    ResponderEliminar

Otros temas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...