viernes, 30 de marzo de 2012

ARRODILLARSE. ¿Signo exclusivo de adoración?

No es infrecuente el reclamo, sobre por qué los católicos nos hincamos frente a los santos bien sea "In Effigie" o en simple oración. Del mismo modo critican la actitud de los laicos cuando se arrodillan frente al Sumo Pontífice, el Obispo o para una simple bendición del sacerdote.
Además del no entendimiento de la COMUNIÓN DE LOS SANTOS, muchas personas desconocen, ni entienden el por qué de las reverencias que las escrituras nos develan que merecieron los hombres, los seres celestiales y hasta los objetos escogidos por Dios para comunicar su voluntad.

En la escritura cada que alguien llega frente a un rey o un profeta de Dios, se encuentra con un ángel o está frente a algo SIEMPRE se arrodilla o se postra, en una actitud de respeto que nadie se atrevería a tildar de idolátrica. Tales gestos no reemplazan la adoración y por el contrario, confirman el poder y el respeto exigido por Dios para los suyos e incluso hacia las cosas santas.
Veamos los ejemplos de postración en la escritura:

Frente a seres espirituales:

Génesis 18:2 Cuando alzó los ojos y miró, he aquí, tres hombres estaban parados frente a él; y al ver los corrió de la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra,
Tobías 12,15-16 Yo soy Rafael, uno de lo siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia". Los dos quedaron desconcertados y cayeron con el rostro en tierra, llenos de temor.
Josué 5:14-15 Y él respondió: No; más bien yo vengo ahora como capitán del ejército del SEÑOR. Y Josué se postró en tierra, le hizo reverencia, y dijo: ¿Qué dice mi señor a su siervo? Entonces el capitán del ejército del SEÑOR dijo a Josué: Quítate las sandalias de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y así lo hizo Josué.

Frente a los profetas de Dios:

Judit 14,7 Cuando lo levantaron, se echó a los pies de Judit en señal de reverencia y dijo:—¡Bendita seas tú en todos los campamentos de Judá y en todas las naciones! Todos los que escuchen tu nombre temblarán de miedo.
1 Reyes 1:31 Betsabé se inclinó rostro en tierra, se postró ante el rey y dijo: Viva para siempre mi señor el rey David.
2 Reyes 4:27 Cuando ella llegó al monte, al hombre de Dios (Eliseo), se asió de sus pies. Y Giezi se acercó para apartarla, pero el hombre de Dios dijo: Déjala, porque su alma está angustiada y el SEÑOR me lo ha ocultado y no me lo ha revelado.
1 Samuel 28:14 Y él le dijo: ¿Qué forma tiene? Y ella dijo: Un anciano sube, y está envuelto en un manto. Y Saúl conoció que era Samuel, e inclinando su rostro a tierra, se postró ante él.
Daniel 2:46 Entonces el rey Nabucodonosor cayó sobre su rostro, se postró ante Daniel, y ordenó que le ofrecieran presentes e incienso.

Frente a los reyes y escogidos por Dios y sus familiares:

Éxodo 18:7 Salió Moisés a recibir a su suegro, se inclinó y lo besó; y se preguntaron uno a otro cómo estaban, y entraron en la tienda.
1 Reyes 2:19 Betsabé fue al rey Salomón para hablarle por Adonías. El rey se levantó a recibirla, se inclinó delante de ella, y se sentó en su trono; hizo colocar un trono para la madre del rey y ella se sentó a su diestra.
1 Crónicas 29:20 Entonces David dijo a toda la asamblea: Bendecid ahora al SEÑOR vuestro Dios. Y toda la asamblea bendijo al SEÑOR, al Dios de sus padres, y se inclinaron y se postraron ante el SEÑOR y ante el rey.
2 Samuel 18:28 Y Ahimaas dio voces, y dijo al rey: Todo está bien. Se postró rostro en tierra delante del rey, y dijo: Bendito es el SEÑOR tu Dios, que ha entregado a los hombres que levantaron sus manos contra mi señor el rey.
2 Samuel 9:6 Y Mefiboset, hijo de Jonatán, hijo de Saúl, vino a David, y cayendo sobre su rostro, se postró e hizo reverencia. Y David dijo: Mefiboset. Y éste respondió: He aquí tu siervo.

Las Cosas y lugares dispuestas al culto de Dios (El Arca de la Alianza con figuras de querubines en la tapa Éxodo 37:7):

Josué 7:6 Entonces Josué rasgó sus vestidos y postró su rostro en tierra delante del arca del SEÑOR hasta el anochecer, él y los ancianos de Israel; y echaron polvo sobre sus cabezas.
1 Reyes 3:15 Salomón se despertó y vio que había sido un sueño. Entró en Jerusalén y se puso delante del arca del pacto del SEÑOR; ofreció holocaustos e hizo ofrendas de paz, y también dio un banquete para todos sus siervos.
Daniel 6:10 Y Daniel, cuando supo que la escritura estaba firmada, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que estaban hacia Jerusalén, se hincaba de rodillas tres veces al día, y oraba, y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

Frente a los discípulos de Cristo:

Hechos 5:15 a tal punto que aun sacaban los enfermos a las calles y los tendían en lechos y camillas, para que al pasar Pedro, siquiera su sombra cayera sobre alguno de ellos.
Hechos 16:29-30 Entonces él pidió luz y se precipitó adentro, y temblando, se postró ante Pablo y Silas, y después de sacarlos, dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

Y otro centenar de citas que dadas las anteriores no resulta necesario enseñarlas todas.

Pero que hay de aquellas citas que surgen en replanteando una discusión:

♦ Hechos 10:25 Y sucedió que cuando Pedro iba a entrar, Cornelio salió a recibirlo, y postrándose a sus pies, lo adoró. Mas Pedro lo levantó, diciendo: Ponte de pie; yo también soy hombre.
♦ Hechos 14,12 Y llamaban a Bernabé, Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque éste era el que dirigía la palabra. Y el sacerdote de Júpiter, cuyo templo estaba en las afueras de la ciudad, trajo toros y guirnaldas a las puertas, y quería ofrecer sacrificios juntamente con la multitud. Pero cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas y se lanzaron en medio de la multitud, gritando y diciendo: Varones, ¿por qué hacéis estas cosas? Nosotros también somos hombres de igual naturaleza que vosotros.

Es evidente que los apóstoles permitieron algunas reverencias y rechazaron otras pero a hombres que quisieron ADORARLOS tomándolos por dioses.
De manera que hay que entender la diferencia entre una reverencia y un estado de adoración, que es mucho más que dónde están las rodillas, sino de la intención del corazón. Queda a la sinceridad de cada uno, despojándose de prejuicios modernistas, aceptar o no a la luz de la escritura si los santos o un modelo de vida cristiano al servicio de Dios es digno de estas formas de respeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otros temas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...