domingo, 5 de febrero de 2012

PURGATORIO. Citas Bíblicas

La oración por los difuntos es un acto piadoso que acompaña a la Iglesia desde sus inicios. Lo conocemos por la Sagrada Tradición y la misma arqueología que muestra oraciones de requiem escritas en los muros de las catacumbas por los que perecieran en ellas.
Esto pone a pensar en las razones de tal oración conocida desde los apóstoles y para quienes estaría dirigida. Si alguien se encontrara en la compañia del Señor no necesita de tal oración y quien se hubiese condenado no le aprovecha. Por quiénes dirigían entonces sus oraciones los primeros cristianos sabidos fieles al obispo al punto muchas veces de llegar al martirio por Jesucristo? Ellos evidentemente sabían de un momento previo a la gloria que vivirían aquellos que, salvos en Cristo, tendrían que pasar para llegar a la presencia del Señor.
Aunque el Señor y sus discípulos no nos hablan de tal situación con la palabra "purgatorio", sí nos presentan claramente el concepto de una purificación o pena temporal por el pecado que no es de muerte y la obra imperfecta. Ese momento, de tiempo inmesurable que precede al Cielo para los salvos, es al que la Iglesia le ha dado el nombre de "purgatorio" con la intención de clarificar y hablar con simpleza de un concepto que es real. El purgatorio se formula entonces como doctrina de fe en los Concilios de Florencia (DS 1304) y se reafirma en el de Trento (DS 1820; 1580), aunque su conocimiento se tuviera desde siempre.
Tal situación es también tácitamente aceptada (sin el término) por Iglesias Ortodoxas separadas de católica romana desde el Siglo IV que a la fecha ofrecen oraciones por los difuntos.

El problema de los negacionistas en general responde, más allá de la soberbia, a vacíos teológicos mayores como los falsos presupuestos de la "Fe Sola sin Obras" o de la "gracia invencible". También se fundamentan en falsas ideas preconcebidas y repetidas que no responden al pensar de la Iglesia como el hecho de llegar a pensar que el purgatorio es un segundo chance de salvación.
Y para ello el catecismo que lo aclara:
Los que mueren en gracia y amistad de Dios pero no perfectamente purificados, sufren después de su muerte una purificación, para obtener la completa hermosura de su alma (Catecismo 1030)

Analizando las siguientes citas a conciencia y de manera reflexiva es posible develar el purgatorio como una situación escatológica real que afronta el alma, por cuanto hablad de un CASTIGO LIMITADO, previo a la gloria, pero con certeza de la misma, para aquellos que han encontrado la muerte encontrándose en una situación de deuda con el Señor, palabras más palabras menos, con pecados veniales y faltas a la caridad más no en pecado mortal:

"Obra sometida al fuego, pero su autor se salvara como el que escapa del fuego."
(♦ 1 Cor 3, 14-15)

"Y enfurecido su señor, lo entregó a los verdugos HASTA QUE pagara todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano."
(♦ Mateo 18, 34-55)

“Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá MUCHOS AZOTES; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, RECIBIRÁ POCOS; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más.”
(♦ Lucas 12,47-48)

“Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ANTE EL TRIBUNAL; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ANTE EL SANEDRÍN; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego.”
(♦ Mateo 5,22)

"Te aseguro que no saldrás de allí HASTA QUE hayas pagado el ultimo centavo."
(♦ Lucas 12, 58-59)

“Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí HASTA QUÉ no hayas pagado el último céntimo.”
(♦ Mateo 5,25-26)

Y a cualquiera que dijere palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero a cualquiera que hablare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, NI EN ESTE mundo, NI EN EL VENIDERO.
(♦ Mateo 12,32)

Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras.
(♦ Apocalipsis 20:13 )

--------------------------------------------------
Hay beneficio de la oración en este estado como se puede entender de la lectura del libro deuterócanónico de ♦ 2 Macabeos 12,44-45, que plasma un hábito común de los antiguos judíos y que sigue vigente a la fecha en su tradición, que es orar por sus difuntos.

El Purgatorio existe; es un estado de misericordia divina para quienes no han caminado en vida lo suficiente en el camino de la santidad y que son salvos en Cristo, pero con una obra imperfecta necesaria de ser purificada (allá no van condenados, ni es una segunda oportunidad, ni nadie sale de allá para el infierno).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otros temas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...